NOTICIAS

Summerland se convierte en StoryLand para ser el festival más grande en su género

 

Bogotá_

El reconocido festival de música electrónica, SummerLand cambia de nombre a StoryLand y promete convertirse en el festival de música electrónica más importante de América Latina. Así lo confirmaron hoy sus organizadores durante una rueda de prensa en Bogotá. Durante el evento voceros comentaron que este festival será una tarima para que los exponentes de este género enseñen al mundo sus propuestas musicales.

 

A partir del 29 de diciembre de este año y hasta el 10 de enero del 2016, Cartagena será el epicentro de este nuevo espectáculo que promete ser de la talla de Tomorrowland (Bélgica) y Ultra Music Festival (Miami). La Heroica ha sido el escenario para que artistas como Tiesto; David Guetta, Armin Van Buren, entre otros, deleiten a colombianos y extranjeros en el antiguo festival, Summerland; sin embargo, para esta ocasión cambia su presentación y contará con más días de diversión. Los artistas que hasta el momento han sido  confirmados son: Hardwell (Holanda), Oliver Heldens (Holanda) y Jaime Jones (Inglaterra); no obstante durante los próximos meses se estarán anunciando nuevas personalidades que estarán presentes en este renovado festival.

LA POLÉMICA DE SUMMERLAND

Luego de la culminación de la segunda edición del Summerland 2014 en Cartagena, que reunió a más de 15.000 personas del 3 al 5 de enero pasado, con un gran cartel que incluyó Djs internacionales y locales entre ellos Armin Van Buuren, Afrojack, David Tort, Cedric Gervais, Antoine Clamaran, Dash Berlin, Alexa, Mara, Robert Dietz, Marco Carola y Moska llegaron la controversia y las críticas por algunos incidentes que se presentaron durante el festival. Tras la polémica suscitada por el Summerland 2014, hablamos con Jonathan Cadavid Ospina (Johnny HouseIn), fundador y productor del festival. 

¿Cuál fue su balance del Summerland 2014?

Muy bueno, crecimos en asistentes y se cumplieron las expectativas. Fue un trabajo de planeación de un año con mucho dinero invertido y mucho trabajo.

¿Por qué tanta polémica entonces en torno al festival?

La polémica se desató por las declaraciones irresponsables de la Secretaria del Interior de Cartagena, María Elena Vélez quien hablaba de más de cien intoxicados por drogas, no se sabe de dónde sacó la cifra. Tuvimos 256 emergencias atendidas en los 4 puntos de atención pre-hospitalaria de la Cruz Roja durante los 3 días del festival, pero no todos estos casos fueron por drogas, algunos estuvieron allí por deshidratación, por el consumo de alimentos por fuera de la organización, insolaciones, o consumo no responsable de alcohol. Doce casos fueron remitidos a hospitales para atención, a los que les dimos acompañamiento. Estas cantidades a las que me refiero tienen la fuente en la Cruz Roja. Al festival asistieron más de 15.000 personas, los incidentes de los que se hablan fueron protagonizados por un muy pequeño porcentaje de público. La droga es un problema social, no es un problema de la noche, ni de los festivales, es una problemática de la comunidad. Quien quiere consumir antes o durante un concierto lo hace. En todos los festivales hay intoxicados, lo que debemos hacer quienes los hacemos es seguir con las campañas de convivencia en ellos.

También salieron a la luz algunas críticas por los horarios en que finalizaron las jornadas, ¿qué sucedió?

Este no es un evento improvisado, visitamos 7 u 8 lugares antes de escoger el sitio en el que realizamos los shows, con un permiso radicado el 27 de septiembre. Resulta que la secretaria emite el permiso el 31 de diciembre, y un día antes del inicio, el 2 de enero, nos notifica los horarios, cuando ya tenemos unos contratos con los artistas internacionales, con tiempos de shows acordados que si se incumplen implican pagos de multas de nosotros para el artista. Eso la secretaria no lo entiende y a última hora nos dice cuándo debemos finalizar las jornadas.

¿Cuál fue el inconveniente con la policía?

Durante el evento contamos con el apoyo aproximado de 230 efectivos de la policía. Ellos reciben órdenes, y hubo 15 policías pegados de Armin Van Buuren obligándolo a cerrar. Una vergüenza.

Otro asunto que resuena es el de los $15.000.000 que ustedes entregaron a la comunidad de Pontezuela, lugar donde se realizó el evento, ¿qué ha pasado con eso?

Nosotros entregamos un cheque a un representante de la gente de Portezuela, pero como supimos de las declaraciones que aseguran que esa no es la persona que avala la comunidad, no hemos hecho efectivo el pago, hasta que no se demuestre que el sujeto es quien encabeza los intereses de las personas del lugar.

¿Cuál es la posición de la alcaldía?

La alcaldía tiene buena energía con nosotros, y ha manejado la situación con prudencia.

¿Se contempla la posibilidad de realizar el Summerland en otra ciudad?

Es algo que estamos evaluando.